Cargando contenido

Foto: AFP



Las Fuerzas Militares pusieron en marcha este lunes una gigantesca operación para movilizar a dos mil soldados hacia Tumaco, Nariño, con el objetivo de combatir al narcotráfico que ha convertido en un polvorín esa región del suroeste del país.

"De manera simultánea transportamos a dos mil militares armados, equipados y entrenados para combatir las amenazas en el departamento de Nariño", del cual hace parte Tumaco, indicó la Fuerza Aérea Colombiana (FAC) en su cuenta de Twitter.

El transporte de tropas del Ejército, la Fuerza Aérea y la Armada Nacional comenzó esta madrugada a bordo de ocho aviones Hércules que partieron del Fuerte Militar Tolemaida, en el centro del país, y se estima que termine en horas de la noche.

Los dos mil soldados harán parte de la operación "Éxodo 2018" que busca combatir la inseguridad reinante en Tumaco, que tiene el segundo mayor puerto de Colombia sobre el Pacífico y de donde salen toneladas de cocaína cada año con dirección a Centroamérica, México y Estados Unidos, según las autoridades.

Además, en ese municipio, con 23.148 hectáreas, está el 16 % de los cultivos de coca de Colombia que, según un informe de la Oficina de las Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito (Unodc), ocupan un total de 146.000 hectáreas en el país.

La situación en la zona se agravó el pasado 5 de octubre cuando fueron asesinados siete campesinos cocaleros que protestaban en Tandil, un remoto punto de Tumaco, contra la erradicación de matas de coca, hecho que inicialmente fue atribuido por las autoridades a una de las disidencias de las Farc.

Sin embargo, el Gobierno nacional abrió una investigación por las acusaciones de los lugareños contra la fuerza pública y a finales de diciembre la Fiscalía General de la Nación decidió imputar cargos a un oficial de la Policía y otro del Ejército por dichas muertes.

Días después de esa matanza el presidente, Juan Manuel Santos, ordenó al director de la Policía Nacional, general Jorge Hernando Nieto, el cambio de 102 miembros de esa institución destinados en Tumaco por excesos cometidos en las operaciones antinarcóticos a su cargo.

Por ello, con la operación "Éxodo 2018" que comenzó este lunes se pretende "brindar seguridad en el suroccidente del país, atacando con decisión los factores de inestabilidad que impiden el desarrollo de la región y enfrentado las amenazas que atentan contra la tranquilidad de sus habitantes", manifestó la FAC.

Por EFE