Cargando contenido



Una mujer residente de la localidad de Fontibón dio a luz a su hijo en medio de la mirada de decenas de personas del conjunto residencial del que iba a salir para llegar al hospital.

Habitantes del Conjunto Sabana Grande II, como Mercedes Arias, quien llevaba a su nieta al colegio a las 6:20 de la mañana, fueron sorprendidos con el improvisado parto en la zona de parqueaderos de la urbanización ubicada en el sector de Zona Franca.

"Yo venía con mi niña para el colegio a las 6:30, cuando una señora gritaba ayúdeme, yo pensé que la había dado un ataque cardiaco. Cuando iba pasando había una señora agachada recibiendo un bebecito", relató.

Agregó sin dudarlo que fue, en más de una forma testigo de un milagro.

Aseguró que "Cuando nació el bebecito salió un humo blanco... por Dios bendito que no estoy diciendo mentiras, salió un humo blanco cuando nació"

Aunque estuvieron durante más de 40 minutos esperando una ambulancia después de decenas de llamadas, la historia, por fortuna tuvo un final feliz.

María Verónica Cepeda, la presidenta del Consejo de Administración, estuvo durante todo el parto.

"Lo que decían los paramédicos era que no le cortáramos el cordón, entonces tratábamos de mantener al niño en medio de las piernas, del calor de la mamá, entonces tocaba en una ambulancia porque tienen los medios y las camillas", dijo la mujer que cuidó de la naciente familia mientras llegaron los médicos.

Los vecinos querían que fuera llamado Franco, en honor a la Zona Franca, lugar que lo vio nacer, pero ya los padres habían decidido nombrarlo Nicolás.

El niño está en buenas condiciones de salud y se recupera, junto con su mamá en un centro asistencial de Fontibón.