Cargando contenido

El gobierno de Nueva Zelanda, atendiendo un llamado de las Naciones Unidas, le concedió asilo de refugiada a Eliana y además le otorgará un pasaporte de ese país con su nombre y género femenino.

"Finalmente Nueva Zelanda aceptó la solicitud de las Naciones Unidas y de manera urgente en menos de una semana, Hong Kong decidió aceptarme y mañana viajó a Nueva Zelanda", manifestó con alegría la mujer a RCN La Radio.

En julio de 2013 debía renovar su visa para continuar con sus estudios de maestría en Taiwán donde fue becada, pero tenía que ir al consulado de Colombia en Hong Kong para renovar su pasaporte. Eliana se fue para Taiwán porque su legislación favorece y respeta a las personas transexuales y se permite la elección de la identidad de género como parte de la naturaleza humana.

El 16 de septiembre viajó a Hong Kong por unos días, mientras gestionaba su nuevo pasaporte. Sin embargo, en el aeropuerto los oficiales de inmigración le negaron la entrada por inconsistencias en el documento y su apariencia.

La cara y el cuerpo de Eliana tenían un cambio radicalmente, debido al tratamiento hormonal que se estaba haciendo para transformarse físicamente, el gobierno de Taiwán le negó la visa porque su imagen no coincidía con la de su pasaporte ni con el registro fotográfico.

En el aeropuerto fue víctima de abuso y burlas por parte de los agentes de inmigración que la obligaron a desnudarse y la tocaron aprovechando que las leyes de Hong Kong indican que solo hay abuso sexual cuando lo comete un hombre contra una mujer y para ellos Eliana es un "hombre".

"Yo en Hong Kong me encontraba en un limbo jurídico porque no era reconocida como refugiada y también enfrentaba una grave discriminación por mi condición de transgénero", cuenta Eliana.

Desde ese 16 de septiembre de 2014, Eliana perdió su nacionalidad y durante 8 meses ha estado atrapada en Hong Kong con el estatus de refugiada de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Durante este tiempo ha tenido que compartir habitación con más de 30 personas, refugiados LGBT, drogadictos, enfermos de sida y dormir en el suelo.

Eliana nació en Bogotá hace 25 años; su mamá era judía proveniente de Ucrania (antigua Unión Soviética en la década de los 70) y su padre, un ingeniero colombiano.

Eliana vivió la mayor parte de su infancia y adolescencia en Bogotá donde estudió Química Farmacéutica en la Universidad Nacional y Biología Molecular en la Universidad de Granada en España. Es políglota con 5 idiomas.

Dice que tuvo que salir de Colombia por la discriminación contra los transexuales, en una ocasión en Bogotá casi la matan cuando salió a la calle vestida de mujer a un bar en Chapinero.

Ahora su realidad es otra. Después del aviso de alerta que envió desde su celular en el aeropuerto de Hong Kong, su caso llegó a oídos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). En menos de un mes le otorgaron la condición de refugiada, desde entonces está oficialmente protegida de cualquier agresión por parte del gobierno de Hong Kong.

Gracias al estatus de refugiada que le concedió la ONU, Eliana no pudo ser deportada a Colombia y además goza de protección que le prohíbe salir del refugio donde actualmente se encuentra.

Eliana le contó a RCN La Radio que después de una larga espera y de aplicar en varios países, la ONU consiguió que Nueva Zelanda le concediera el estatus de refugiada, por lo cual este jueves viajará a ese país a iniciar una nueva vida.

"Por primera vez en la historia de la comunidad gay la ONU reconoce a una persona con identidad de género, y segundo es la primera en la historia que un país acepta como asilada a una persona con un género opuesto al cual la persona solicitó el refugio, es el primer caso de reconocimiento de género en el mundo", dice con satisfacción la colombiana.

Eliana que no tiene pasaporte de ninguna nacionalidad en este momento, sólo un papel de la ONU que la protege como refugiada.

Señala que hará los trámites de inmigración en Hong Kong con un documento pegado en un papel en blanco, "porque yo soy apátrida y no tengo nacionalidad, yo salgo de Hong Kong e inmediatamente Nueva Zelanda me da un pasaporte y con el podré viajar con libertad".