Un estudio revelado por el Instituto de la Familia de la Universidad de la Sabana indicó una de cada dos mujeres campesinas de un universo de 237, dijo que en algún momento de su vida han sido víctimas de violencia intrafamiliar. En este estudio se encontró que la violencia está relacionada con aspectos de dependencia económica, gran parte de estas mujeres justificó el comportamiento de su agresor y no lo denunció. La docente María Del Carmen Docal, directora del informe, indicó que "encontramos que la violencia está ligada a elementos culturales, cuando una persona es maltratada es porque se ganó los golpes, que una mujer cuando se queda con el esposo que la maltrata es porque le gusta, que la ropa sucia se lava en casa, todas estas posturas y pensamientos son los que tienen las mujeres que son víctimas". Se estima que el 56 % de los victimarios son los hombres parejas de las mujeres, otros porcentajes más pequeños indican que los menores y las amas de casa son maltratadores. Para el Instituto de la Familia de la Universidad de la Sabana preocupa que las mujeres denuncian muy poco las agresiones en su contra, el temor y pensar que hace parte de su cotidianidad son algunas de las causas. "Algunas mujeres justifican la violencia diciendo que los victimarios lo hacen porque en algún momento fueron maltratados, preocupa también que estas mujeres no tienen un alto índice de escolaridad y la gran mayoría de ellas son de bajos recursos", aseguró la docente María del Carmen Docal. Por último, frente a la frecuencia del comportamiento agresivo, se encontró que en el 45 % de las ocasiones es ocasional, en el 21 % es frecuente, en el 17 % es esporádico y el 15 % es constante.