Foto: Ingimage



La Superintendencia de Industria y Comercio le impuso a Muebles Fiotti, junto con Brunati Interior, Accesorios Dini y Roberto Macías Bello, una multa de $5.500 millones luego de haber recibido múltiples denuncias de sus clientes, por publicidad engañosa y violación a los derechos de los usuarios.

El organismo indicó que estos establecimientos de comercio, "transgredieron de forma constante y sistemática los derechos de los consumidores por no entregar los muebles y accesorios (productos) en los tiempos pactados con los clientes; por suministrar información deficiente sobre precios y condiciones y restricciones de las ofertas; por publicidad engañosa y además, por no responder por la garantía de los muebles comercializados".

La investigación tuvo origen en múltiples quejas presentadas por los clientes o consumidores que tuvieron negocios con las empresas propietarias de dichos establecimientos de comercio, quienes reportaron ante la Superintendencia de Industria y Comercio, múltiples violaciones a sus derechos como consumidores.

Esta decisión se produjo en segunda instancia y según la Superintendencia, "ratifica su indeclinable y férreo compromiso de proteger y seguir protegiendo a los consumidores colombianos".

El organismo aclaró que contra esta decisión procede ningún recurso de reposición.