La directora del Museo de Arte Moderno de Bogotá (Mambo), Claudia Hakim, aclaró que los espacios del Museo sí serán arrendados para financiar su sostenimiento, tras no encontrar salida a una profunda crisis económica por la que atraviesa.

Explicó que a través de la campaña 'Se arrienda el Mambo' se buscaba llamar la atención de empresarios y medios de comunicación para generar ayudas económicas que permitan su funcionamiento.

Reveló que desde "desde siempre" el Mambo ha tenido problemas financieros y que cuando recibió la entidad sabía que estaba pasando una crisis económica fuerte que, con el paso del tiempo, se hizo más difícil de superar.

"El Museo en este momento no tiene recursos, se necesita plata para pagarle a los empleados y es una angustia cada mes estar pensando de dónde les vamos a pagar", añadió.

Dijo también que, aunque intentó buscar ayudas privadas, pocas empresas le prestaron atención, razón por la que se vio obligada a tomar esta medida.

Igualmente aclaró que quien quiera arrendar el Museo lo podrá hacer, siempre y cuando la actividad sea acorde al estilo y características del inmueble.

Claudia Hakim fue enfática al señalar que tanto el Ministerio de Cultura como el Instituto Distrital de las Artes le asignan recursos, pero son insuficientes para sostener el lugar.

Con esta idea se busca, por ejemplo, que se renten espacios o la totalidad del Museo para actividades puntuales, es decir, no arrendamientos por largos periodos para establecer oficinas o negocios.

Aunque la directora no indicó a cuánto ascienden las deudas del Museo de Arte Moderno de Bogotá, sí manifestó que la situación económica es preocupante y con este llamado espera que tanto empresarios como el público en general contribuyan para que el lugar continúe en funcionamiento.

Los ciudadanos que quieran ayudar al Museo lo podrán hacer afiliándose al lugar a través de la página web, para que este dinero también ayude a su sostenimiento.

De momento Claudia Hakim dijo que el Mambo seguirá con su programación habitual.