El presidente Juan Manuel Santos aseguró que la mejor forma para solucionar el problema en la frontera con Venezuela es a través del diálogo y no con enfrentamientos, a pesar de las diferencias con su homólogo Nicolás Maduro El presidente Santos aseguró que no se arrepiente de haber sido más duro con su homólogo venezolano, Nicolás Maduro, en medio de la crisis que se vive en la frontera entre ambas naciones. En una entrevista que le concedió al periodista Jorge Ramos en el programa Al Punto de la cadena Univisión y quien le preguntó si se "arrepiente" de no haber sido más duro con Maduro, el Presidente aseguró que la mejor forma para solucionar el problema en la frontera con Venezuela es a través del diálogo y no con enfrentamientos, a pesar de las diferencias que tienen. "No, no me arrepiento de haber sostenido y de sostener porque espero que las relaciones entre países se hagan de forma civilizada, respetando las diferencias como las que he respetado con Venezuela porque con Venezuela tenemos unas profundas diferencias en la forma de ver la democracia, en la forma de ver, la economía, la política social", dijo Santos. Sin embargo, el Presidente dijo que no permitirá que Venezuela viole los Derechos Humanos de los colombianos deportados y reiteró que los problemas del país vecino no son culpa de su gobierno. "El culpable de todo esto es el gobierno de Venezuela que no ha respetado los derechos mínimos de cualquier ser humano: colombiano, venezolano, o de cualquier país, en unos procedimientos que están reglados por la jurisprudencia internacional", le aseguró a Ramos el Presidente. Por otro lado, Santos se refirió nuevamente a la votación en la OEA en donde Colombia no logró convocar a una reunión de Cancilleres y dijo que es un "fracaso" de este organismo y de la región. Sin embargo, reconoció que al gobierno le faltó más preparación para convencer a los países del continente al decir que "en Colombia de pronto no hicimos la aritmética" pero "no sentíamos la obligación de hacerla porque es de la esencia misma de la organización que se discutan estos problemas". Finalmente, el presidente Juan Manuel Santos dijo que como "ciudadano del mundo" le preocupa que se presenten casos de xenofobia, por lo que aboga que "es que no caigamos en esa trampa, no estimulemos el odio y la xenofobia porque de eso nada sale bien".