Andrés Ortiz, secretario de Planeación, dijo que la propuesta de modificación de la reserva Van Der Hammen que propondrá el Distrito respetará la zona de preservación que corresponde a 81 hectáreas.

Además, aumentará la zona de restauración, que en este momento tiene 552 hectáreas. Con la modificación llegaría a tener 700 hectáreas, más las hectáreas de uso sostenible.

"La propuesta en la que está trabajando la Alcaldía tiene previstas 850 hectáreas de usos sostenibles, pero con una cosa adicional, no son solo son institucionales o áreas de producción sostenibles sino que van a ser parques públicos", dijo el secretario.

También dijo que no se buscará urbanizar áreas de la reserva. "Nosotros dentro de nuestra propuesta no vamos a proponer ni un metro más de desarrollo urbano, nuestra propuesta modifica la reserva para conectarla con la región, pero no propone más metros de urbanización", dijo el secretario.

Además de parques, uno de los objetivos fundamentales de esta modificación será la construcción de tres vías que según el Distrito mejorarían la movilidad en la capital: la Avenida Boyacá, la avenida Cali y la Avenida Longitudinal de Occidente ALO.

"El porcentaje que ocupa las vías es mínimo pero su beneficio para la región es gigante, pero además es que esa sustracción no nos va a dejar con menos verde, esa área la tenemos que compensar en otro sitio, por eso nuestra propuesta tiene más verde. Esta área se debe dejar como parques en otro sitio de la ciudad norte", explicó el secretario.

Según Ortiz, la propuesta tiene en cuenta los estudios que se han realizado sobre la reserva y respetará la zona de conservación.

Propuesta será presentada a inicios de 2017

El Distrito afirmó que todavía no se ha terminado la propuesta que se radicará frente a la CAR Cundinamarca sobre la modificación de la reserva.

"No vamos a radicar en la CAR hasta que no estemos con algo completo y bien estudiado", dijo Ortiz.

La propuesta tendrá que ser estudiada por la Junta Directiva de la Corporación. Si es aceptada tendrá que pasar otra gran prueba: la discusión en el Concejo de Bogotá del Plan de Ordenamiento Territorial, que iniciará a finales de 2017 y se puede extender hasta inicios del 2018.