Con la presencia del presidente Juan Manuel Santos, los expresidentes de Uruguay y de España, José Mujica y Felipe González, delegados de la Farc, la Comisión de Seguimiento y Verificación, el Consejo Nacional de Reincorporación, ONU y países garantes, se cumplirá este jueves 4 de enero en Cartagena un nuevo encuentro para examinar los avances y dificultades en la puesta en marcha de los acuerdos de La Habana. Rodrigo Granda, director de relaciones internacionales del movimiento político de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, Farc confirmó a RCN Radio que el encuentro hace parte del mecanismo internacional de acompañamiento que incluye a los ex mandatarios de España y Uruguay, quienes trimestralmente rinden informes sobre el estado del proceso y se entregarán a los países garantes, al Instituto Kroc y la ONU quienes deben evaluar y hacer recomendaciones para tomar los correctivos necesarios encaminados a agilizar y cumplir lo firmado entre el Gobierno y la Farc. “Es una mirada a lo que ha ocurrido y darle un nuevo impulso al proceso de paz comenzando el año, para que no decaiga y con el apoyo internacional y las instituciones colombianas se pueda salvar e impulsar para que el país también lo reciba, porque no podemos darnos el lujo de que la paz fracase en Colombia, por lo contrario debemos darle una arremetida favorable a la implementación del Acuerdo de la Habana tal como fue firmado”, señaló Granda. Acotó que la presencia del máximo dirigente de la Farc, Rodrigo Londoño "Timochenko", no está confirmada en la cumbre de Cartagena, pero tampoco descartada. Estarán Iván Márquez, Jesús Santrich, Victoria Sandino, posiblemente Pablo Catatumbo, entre otros líderes de ese grupo político. Rodrigo Granda señaló que las principales preocupaciones de las Farc giran en torno a la seguridad personal, jurídica y en los territorios por los asesinatos, la lenta implementación de los acuerdos, la permanencia en las cárceles de los presos de ese movimiento. “Desde las diversas instituciones del Estado tratan de hacer trizas el acuerdo, esto nos tiene demasiado preocupados, nos interesa que la comunidad internacional vea quienes están cumpliendo y dónde están las fallas , desde algunos ángulos la situación está bajo fuego permanente para tratar de cambiar lo que se logró durante 5 años en La Habana”, concluyó el director de relaciones Internacionales de la Farc.