Foto RCN Radio

Una nueva etapa de declaraciones se adelanta en la Corte Suprema en medio de las investigaciones por el escándalo del cartel de la toga.  (Le puede interesar: Fiscalía evalúa fórmula para convertir al exfiscal Moreno en testigo estrella)

El primero en declarar fue el senador Hernán Andrade del partido Conservador, señalado de pagar altas sumas de dinero para retrasar un proceso en su contra por las irregularidades en el escándalo de Cajanal.

Una hora y 20 minutos duró la diligencia de versión libre de Andrade. El senador fue nombrado en la conversación que interceptó la DEA entre el abogado Leonardo Pinilla y Alejandro Lyons, como uno de los políticos que entregó dinero para, al parecer, amañar un proceso en su contra en la Corte Suprema.

Andrade es señalado como presunto responsable en los delitos de enriquecimiento ilícito, fraude procesal y falsedad en documento privado. (Lea más en: Escandalosas revelaciones del exfiscal Anticorrupción Gustavo Moreno ante la Corte Suprema)

Nunca me sentí extorsionado en mi proceso: exgobernador Ramos

A través de su cuenta de Twitter el exgobernador de Antioquia, Luis Alfredo Ramos aclaró que la Corte Suprema de Justicia no lo está investigando por el escándalo del cartel de la toga, la razón: los hechos materia de investigación ocurrieron cuando él no tenía fuero constitucional, es decir no era senador, ni gobernador. 
 
Sin embargo, este lunes, la Corte Suprema de Justicia lo escuchó en versión libre. Ramos confirmó que contrató al exfiscal Luis Gustavo Moreno como abogado en el proceso que cursa por parapolitica y le pagó 200 millones de pesos por sus honorarios. 
 
Dijo que durante su proceso el entonces magistrado Leonidas Bustos, siendo miembro de la sala penal, firmó la detención en su contra y suscribió la resolución de acusación, incluso negó una solicitud de libertad que hizo la Procuraduria.
 
Cuando Bustos salió de la Corte, la sala plena revocó la medida de aseguramiento en su contra por falta de pruebas. "Desde el 7 de marzo, terminó mi proceso con la solicitud de absolución, tanto de mi defensa como de la Procuraduria, por no existir prueba alguna en mi contra".

Señaló que su proceso se desarrolló ante los 9 magistrados de la sala penal de la Corte Suprema de Justicia, "jamás fui extorsionado para obtener beneficios a mi favor". 

Por el mismo caso declarará la exmagistrada María del Rosario González, quien en el 2010 tuvo en sus manos el proceso y, al parecer, fue ella quien llevó a la sala penal un proyecto de fallo en el que no se pronunciaba de fondo, es decir inhibitorio, pero luego, el caso llegó a las manos del entonces presidente Leonidas Bustos, quien proyectó que sí había necesidad de abrir una investigación formal, lo que, según fuentes de la Corte, habría llevado a que le pidieran 2.300 millones de pesos al senador.