Foto: Archivo Colprensa

El Ministerio de Transporte anunció que estudia varios cambios en la reglamentación que actualmente rigen en el país para la imposición y cobro de las fotomultas, con el fin de evitar que se conviertan en un negocio para los concesionarios que actualmente responden por este sistema. Alejandro Maya, viceministro de Transporte, indicó que este proyecto de resolución fue publicado en la página del Ministerio para su debida socialización con los interesados y con la comunidad en general antes de su aplicación y allí define cuatro puntos esenciales para su ejecución. “Este proyecto es muy importante porque pone en cintura las fotomultas para que se conviertan en lo que verdaderamente debe ser, una herramienta para contribuir con la seguridad vial y no en una caja registradora en favor de unos privados”, manifestó el funcionario. De acuerdo con el Mintransporte, a partir de ahora se establece un techo en el recaudo del privado. Las fotomultas no podrán remunerar a la inversión privada con un porcentaje superior al 10% del recaudo, y obliga a que sean instalados en lugares donde represente riesgo de accidente, su ubicación deberá contar con la señalización pertinente a mínimo 500 metros de distancia. “El Ministerio de Transporte será quien dé la autorización para la instalación de los dispositivos después de que la autoridad de tránsito presente un estudio de viabilidad técnica avalado por la Agencia Nacional de Seguridad Vial, en donde especifiquen los criterios de ubicación del dispositivo”, dijo Alejandro Maya. Este trabajo se realiza en conjunto con la Agencia Nacional de Infraestructura, ANI; el Instituto Nacional de Vías, Invías y las diferentes secretarías de tránsito del país, para convertir las fotomultas en una herramienta que permita disminuir los muertos por accidentes de tránsito en el país.