Cargando contenido

El impacto de este herbicida de amplio espectro afecta la seguridad alimentaria, aseguró la organización.

La fumigación de cultivos ilícitos con glifosato en Nariño
La fumigación de cultivos ilícitos con glifosato.
Colprensa

Alberto Brunori, representante de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos en Colombia, recordó el impacto negativo de la utilización del herbicida de amplio espectro conocido como ‘glifosato’ en las aspersiones aéreas, que el Gobierno propone reactivar en el marco de la lucha frontal contra la droga.

El pronunciamiento se dio en momentos en que avanza el estudio del proyecto de decreto que radicó el Ministerio de Justicia para reanudar las aspersiones aéreas, en busca de erradicar los cultivos de uso ilícito en territorio colombiano.

Lea también: Violencia en Colombia se ensañó contra líderes sociales en 2019: ONU

“Es oportuno recordar que el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales había señalado previamente con preocupación las consecuencias negativas de las medidas antinarcóticas, como el efecto de las fumigaciones aéreas en la seguridad alimentaria, los impactos adversos en la salud y la privación de medios de subsistencia”, dijo.

El Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales es el órgano de expertos independientes que supervisa la aplicación del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (PIDESC) y está integrado por 18 expertos de las Naciones Unidas, quienes se reúnen dos veces al año en Ginebra (Suiza).

Lea acá: ONU pide despenalizar el aborto sin condiciones en Colombia

No obstante, el representante de la Oficina de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos en Colombia reconoció que el país ha logrado disminuir la siembra de cultivos de uso ilícito en los territorios y destacó que en ese proceso las familias han sido decisivas.

“Nuestra oficina resalta que, conforme a un informe conjunto del Gobierno y la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), el 95 % de las familias que participan en Plan Nacional Integral de Sustitución (PNIS) cumplieron el requisito de erradicación voluntaria y solo el 0.4 % retornó a los cultivos de uso ilícito”, puntualizó Brunori.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido