Al menos 138 personas se vieron obligadas a abandonar sus hogares tras los combates entre disidentes de las Farc y el ELN ocurridos en noviembre pasado en un caserío del departamento de Nariño, frontera con Ecuador, informó este sábado la ONU.

"Como consecuencia del enfrentamiento ocurrido el 27 de noviembre en la zona rural del municipio de Magüi Payán (...) llegaron a la cabecera municipal unas 138 personas sumándose a las 71 desplazadas inicialmente", dijo la Organización de Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas (OCHA) en un comunicado.

El ELN reconoció a comienzos de este mes su responsabilidad en la matanza de 13 personas en el caserío Pueblo Nuevo que hace parte del municipio de Magüí Payán, en un enfrentamiento con disidentes de las Farc.

La OCHA prevé que por este y otros enfrentamientos el número de personas desplazas siga aumentando "por la presencia de los actores armados, control social y riesgo de nuevos enfrentamientos".

Los enfrentamientos hicieron que las comunidades restringieran su movilidad y las actividades de sustento diario, como recolección de productos y la pesca.

Según la autoridades locales, las personas desplazas están alojadas en casas de familiares, amigos y en un colegio.

La Alcaldía de Magüí Payán ha dicho que no tiene recursos suficientes para continuar atendiendo a los desplazados.

 

Por: EFE