Cargando contenido



 

La Oficina en Colombia del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, le recordó al Gobierno nacional y a la guerrilla del ELN “que sus obligaciones en materia de derechos humanos y derecho internacional humanitario, DIH, continúan vigentes y que la finalización del cese al fuego y de hostilidades no debe significar, en ningún caso, vulneraciones a los derechos de la población civil”.

En un comunicado, la ONU instó a las partes a realizar acciones que se puedan medir y que sean concretas “para mejorar la situación de los derechos humanos de las personas en Colombia, que se encuentran en zonas afectadas por el conflicto armado, dichas acciones en materia de derechos humanos serán las que permitan alcanzar una paz sostenible en el país”.

Así mismo confió en que lo antes posible,"las partes puedan continuar construyendo ese camino hacia la paz, basado en el genuino respeto por los derechos humanos”.

Añadió que “las normas humanitarias procuran el respeto por los derechos inderogables de la población no combatiente, establecen pautas sobre la conducción de hostilidades y limitan la elección de los medios y métodos de combate. Dichas normas encarnan consideraciones elementales de humanidad y por consiguiente son imperativas en todo tiempo y lugar, para todas las partes del conflicto armado”.