La representante adjunta de ONU Mujeres, Patricia Pacheco, advirtió sobre un aumento en la violencia contra las mujeres en la etapa de posconflicto tras la firma de la paz con la guerrilla de las Farc.

En el marco del Foro Mujeres y Seguridad, Pacheco manifestó que el Gobierno tiene que encontrar los caminos para tener presencia en todo el territorito nacional y de manera especial en las zonas abandonadas por las Farc, pues su ausencia puede avivar los conflictos afectando a las mujeres de esas zonas.

“La presencia en estas zonas se debe acelerar para que empiecen a ser palpables los denominados dividendos de la paz, y uno de los resultados de esa firma del acuerdo deben incluir lo mínimo en materia de Derechos Humanos como acceso a la educación y a la salud, por que la desigualdad sabemos que es uno de los detonantes del conflicto”, aseguró Patricia Pacheco.

De igual forma indicó que la ONU conoce las cifras de violencia contra las mujeres a través de los organismos del Estado, donde queda evidencia del aumento de la violencia; de 44 mil casos el año pasado frente a la cifra de este año donde ya se habla de casi 55 mil casos.

“En el tema de defensoras, por ejemplo, hay unos motivos claros vinculados a las amenazas y asesinatos de mujeres que tienen que ver sobre todo con la defensa de la agenda de paz en los territorios. Además de la violencia sexual que solo se conoce cuando las mujeres y niñas tienen la capacidad de denunciar”, dijo.

Pacheco indicó que la seguridad para las mujeres líderes sociales no se puede limitar a la presencia de las fuerzas militares en el territorio, sino una construcción colectiva y por tanto el papel fundamental de las organizaciones sociales.

La representante de la ONU hizo un llamado además a las organizaciones sociales para que las mujeres puedan seguir participando en las estructuras del estado y sobre todo en espacios como la comisión de garantías de seguridad y juegue roles cada vez más importantes.

Finalmente ONU Mujeres prendió las alarmas por la situación de las mujeres en frontera con Venezuela, que aunque no están vinculadas directamente con el posconflicto, lo cierto es que la situación está empeorando sobre todo en el tema de violencia sexual.