Foto: Colprensa



Desde las 5 de la mañana de este jueves, la Policía Nacional, el Ejército, la Fiscalía, la Personería y Migración Colombia, desarrollaron en el municipio de Pamplona (Santander) varios operativos sorpresas en comercios, sitios turísticos, parques, vías y espacios cercanos a iglesias y colegios para ubicar extranjeros con permanencia ilegal.

Según las autoridades, este operativo dejó 110 extranjeros de nacionalidad venezolana que fueron conducidos a Migración Colombia para su posterior deportación, entre ellos cinco niños menores de edad entre 3, 5 y 12 años, también cinco personas de la tercera edad.

Además, se indicó que algunos de los ciudadanos venezolanos dormían en las calles, parques, iglesias. El hecho también dejó la incautación de 11 armas blancas.

"Estos operativos se realizaron debido a las quejas constantes de los ciudadanos pamploneses, debido a que varios de ellos piden limosna y tratan mal a los ciudadanos, creando condiciones de inseguridad en el municipio", dijo la Policía en un comunicado.

En el año 2017 fueron conducidos a Migración Colombia 160 ciudadanos extranjeros mientras que, en el año 2018, se han conducido a 137.

Ante esto la Policía Norte de Santander hizo un llamado a portar la documentación Migratoria requerida de acuerdo a los estándares internacionales e invita a la comunidad a informar oportunamente sobre aquellas personas que deambulen por la región de forma irregular.