Cargando contenido

Pérez dijo que debió abandonar la región debido a que presuntos miembros de la banda criminal 'Clan Úsuga' le hicieron nuevas amenazas de muerte.

El periodista, quien dirigía el noticiero Caucasia al Día, de la emisora municipal, señaló que recibió llamadas intimidantes de un hombre, dándole plazo de 24 horas para abandonar la región o, de lo contrario, sería declarado objetivo militar.

"Me dijo que tenía que desocupar el municipio porque yo era un sapo de los periodistas del Bajo Cauca y que no podía continuar allí. Si no lo hacía, pues que me atuviera a las consecuencias”, relató Calixto Pérez.

Dijo que pese a que recibió las primeras amenazas en su contra desde agosto del 2013, y las puso conocimiento de la Fiscalía, actualmente no cuenta con esquema de seguridad.

Recordó que hace poco más de un mes se realizó un Comité de Evaluación de Riesgo y Recomendación de Medidas, enfocado a los comunicadores antioqueños que se encuentran amenazados, y allí el director de la Unidad Nacional de Protección, Andrés Villamizar, se comprometió a brindar seguridad especial para los ocho comunicadores, lo que aún no se ha cumplido.

Posteriormente recibieron nuevas intimidaciones los comunicadores Ómar Martínez, Leiderman Ortiz y Leyfar Bravo, quienes también indicaron que están a la espera de los esquemas de protección.

El otro caso de amenazas se registró contra el periodista Cristian Herrera, del diario Q`Hubo de Cúcuta, y quien maneja el tema de orden público en Norte de Santander.

Herrera dijo en RCN La Radio que las amenazas las recibió en la últimas horas de parte de desconocidos, quienes llegaron hasta las oficinas del periódico y dejaron un panfleto donde le daban 24 horas para abandonar la ciudad. Al parecer la nota está firmada por la banda de 'Los Rastrojos'.

Según el comunicador, la Policía ya tiene conocimiento de lo sucedido y realiza un acompañamiento en la seguridad del periodista. El periodista indicó que gracias a la colaboración del coronel Gonzalo Carrero, el esquema de seguridad al rededor de su vivienda fue aumentado considerablemente.

Por otra parte, los colegas de Herrera en la zona de frontera con Venezuela reaccionaron frente a las amenazas y exigieron a las autoridades dar con el paradero de los autores de las intimidaciones.