Cargando contenido

En la imagen, el exsenador Otto Bula/Tomada de Colprensa



El exsenador liberal Otto Nicolás Bula Bula le reiteró a la Fiscalía General su compromiso de colaborar con las investigaciones que se adelantan por la entrega de millonarios sobornos por parte de Odebrecht entre los años 2009 y 2012 para resultar beneficiado con millonarios contratos viales.

Fuentes cercanas le aseguraron a RCN Radio que el exsenador mantiene su intención de entregar información sobre este escándalo de corrupción en el que estarían relacionados congresistas, funcionarios públicos, empresarios, contratistas y particulares.

En días pasados, el exsenador entregó una declaración en la cárcel La Picota de Bogotá. Dicho testimonio ha servido como soporte a la Fiscalía para indagar por los dineros que al parecer Odebrecht entregó en el Congreso de la República para tramitar proyectos de infraestructura en el norte del país.

(Lea también: Caso Odebrecht: juez tumba preacuerdo entre Fiscalía y Otto Bula)

Además, la información suministrada por el excongresista le daría luces al ente investigador sobre los trámites que se adelantaron en el Senado para beneficiar los intereses de la empresa brasileña y los senadores que habrían recibido los sobornos.

De igual manera se señala que además de las entrevistas ante la Fiscalía, el exsenador acudirá a las diligencias judiciales necesarias con el  fin de contribuir a las investigaciones y procesos penales que se adelantan actualmente.

(Lea también: Contraloría cuestiona bien que Otto Bula entregó como parte de preacuerdo con Fiscalía)

Otto Bula, quien fue detenido en enero pasado, habría recibido 4,6 millones de dólares por parte de Odebrecht, para ayudar con  la adjudicación de contratos de Infraestructura en Colombia, principalmente el contrato para la construcción de la vía Ocaña-Gamarra en Norte de Santander.


Bula habría movido sus influencias en las secciones Segunda, Tercera y Cuarta del Senado para que aprobaran la adición de la millonaria obra al contrato de la Ruta del Sol II, el cual ya se le había adjudicado en 2009 a Odebrecht.