Un estudio realizado por Ipsos Napoleón Franco y Fundación Colombiana de Apoyo al Reumático reveló las grandes problemáticas y barreras a las que se enfrentan los pacientes de enfermedades reumáticas donde el 27 % de los pacientes les suspenden el tratamiento por falta de entrega oportuna de los medicamentos. Según cifras, el 44% de esta población ha dejado de trabajar, el 20% no puede caminar y el 14% se siente impedido para hacer vida social, situación que empeora desde el punto de vista económico ya que el 54 % recibe ingresos familiares de menos de 2 salarios mínimos y de este monto, el 33 % se destina para transporte. "Nosotros tenemos muchas dificultades porque el Gobierno nos tiene desprotegidos hasta en el tema de las aceras, los médicos nos dicen que debemos caminar para mejorarnos pero no hay ninguna calle en Bogotá que no tenga un hueco o una depresión", dijo Josefina Bernat de Hurtado, presidente de la Fundación Colombiana de pacientes reumáticos. Agregó: "No nos podemos subir a un bus, nos toca transportarnos siempre en taxi y eso genera más gastos para nosotros pero no tenemos el apoyo del gobierno". Los pacientes de enfermedades reumáticas en Colombia, liderados por la Fundación Colombiana de Apoyo al Reumático - FUNDARE, han iniciado la campaña 'No nos detenemos porque hay esperanza', con el objetivo de enviar un mensaje a la opinión pública para que los actores que hacen parte del Sistema de Salud continúen avanzando en la implementación de soluciones concretas que permitan mejorar su calidad de vida. Entre las peticiones de los pacientes se encuentran agilizar la plataforma MIPRES, realizar un gran estudio nacional para conocer la cifra exacta de pacientes reumáticos que hay en Colombia y así poder visibilizar la situación real de esta población.