Con una serie de tratamientos que se le viene aplicando a los pacientes afectados por dicha bacteria y los que se encuentran hospitalizados, catorce de ellos comienzan a recuperarse, según el informe que entregó la Secretaría de Salud del Valle del Cauca.

A pesar de su recuperación siguen en permanente observación al igual que las otras 117 personas que resultaron contagiadas con la bacteria, que ya cobró la vida de dos personas entre el 11 de diciembre del año pasado y el 8 de enero de este año y de tres que pueden estar relacionadas con el mismo caso que se dio en las dos sedes de la clínica Davita.

Entre tanto la secretaria de Salud Departamental María Cristina Lesmes, sobre esta situación señaló, “es bueno aclararles que la bacteria de la que estamos hablando, es una bacteria sensible a un número importante de antibióticos, no es una bacteria resistente, es de baja virulencia que está concentrada en dos clínicas especiales y ha afectado a 131 personas, todas en control y con tratamiento”.

Entre tanto infectólogos internacionales y expertos del Instituto Nacional de Salud, que llegaron a Cali, analizan cómo llegó la bacteria a la unidad de hemodiálisis de dicho centro de salud, donde por lo general son atendidos los adultos mayores.