Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

500 niños con cáncer los más afectados por crisis del HUV

Sin lugar a dudas los más afectados por la grave crisis financiera que atraviesa el Hospital Universitario del Valle, Evaristo García, son los niños y en especial aquellos que padecen cáncer.



Las estadísticas que maneja este centro de salud, son de por lo menos 500 menores, provenientes de la región suroccidental los que llegan a dicho centro asistencial en busca de tratamiento especializado, pero que en las actuales circunstancias se están quedando sin recibir esa ayuda que tanto necesitan para vencer la enfermedad y seguir viviendo.

María Fernanda Portela, directora de la fundación Carlos Portela que ayuda a los niños con cáncer, sobre la situación del hospital señala “que es un tema muy complejo porque las familias de los menores con cáncer terminan siendo desplazadas por la enfermedad, llegar a una ciudad desconocida, llegan a Cali pero el hospital está en crisis, no hay medicamentos, las EPS no autorizan, los tratamientos se posponen, es un ambiente muy complicado y muy difícil para las mamás”.

Esta crisis ha obligado a las directivas a reducir el número de pacientes que diariamente ingresan por pediatría, dijo la médica Diana Castrillón, residente Pediátrica, quien agregó, “en estos servicios hemos tenido una disminución considerable en el número de pacientes, en la unidad de urgencia en donde se manejaban entre 20 y 30 pacientes, ahora el número no supera de cuatro o cinco pacientes. Nos preocupa que no sabemos qué está pasando con los niños que no están llegando al hospital, porque sabemos que la red está colapsada y que muchos niños no están siendo atendidos en otros hospitales”.

 Agregó que los niños no han podido ser atendidos como debe ser por falta de insumos, que van en detrimento de la salud de todos los pacientes que atendemos”

Las EPS le adeudan al HUV mas de 200 mil millones de pesos, y eso lo sufre el médico y más aun el paciente, sostiene Dayana Herrera, médica interna.

Por todas estas circunstancias la protesta se ha vuelto el pan de cada día en el Hospital por la amenaza de la intervención como fórmula de salvación, mientras en las puertas de algunas EPS, causantes de la crisis del Hospital Universatario, las madres de los niños con cáncer se siguen encadenando para exigir los medicamentos y tratamientos que estos requieren para sobrevivir.