Cargando contenido

Foto: Cortesía Alcaldía de Cali

A través de rocas envueltas en papel con mensajes intimidatorios en contra de la vida, se estaría amenazando a algunos de los bailarines y coordinadores del desfile del Salsódromo que se cumplirá el próximo 25 de diciembre con la apertura de la Feria de Cali.

Esto con motivo de la polémica desatada por líderes de organizaciones sociales, en contra de las medidas de seguridad que incluye la instalación de vallas metálicas para garantizar la seguridad.

El argumento que mayor rechazo ha generado entre quienes expresan esta inconformidad, es que los muros son excluyentes e impiden la visibilidad de quienes no pudieron pagar el abono para los tres desfiles del evento ferial.

Luis Sevillano, ex director del Salsódromo y miembro de la comunidad académica en la Universidad Javierana de Cali, aseguró que algunos bailarines han recibido amenazas directas a través de la vía pública, las redes sociales y mensajes privados de comunicación escrita.

"Les dicen que no son consecuentes. Que tal vez era mejor quitarles las piernas para ver si seguían bailando y esto merece todo el repudio, porque el arte está muy ajeno a la organización logística, además de que este evento representa el principal evento que las escuelas de salsa tienen en todo el año y por el que se preparan y al que acuden como una especie de cumbre para finalizar cada año", aseguró.

Añadió Sevillano que estas expresiones de violencia no sólo afectan la estabilidad del desfile, sino la integridad de los bailarines, "algunos de los cuales tienen en el baile la única oportunidad para sacar adelante a sus familias. Es muy grave que los ánimos políticos de un grupo termine provocando que los sectores populares terminen atacando a sus principales exponentes", añadió.