Hombres armados irrumpieron en una finca y  asaltaron a 30 personas quienes asistían a un retiro espiritual que se cumplía en el sector del Cabuyal en la vía que de Cali conduce a Candelaria. Según las víctimas, un total de ocho personas, entre ellas cinco armadas, los obligaron a permanecer en una habitación por espacio de dos horas mientras los despojaban de las pertenencias, entre las que se incluye una camioneta doble cabina y un vehículo. “A todos nos quitaron los celulares. A mi unos $400.000, pero todos llevaban un poco más un poco menos. A los organizadores les hurtaron más de $1 millón; se llevaron comida –hasta el papel higiénico- y pues alcanzaron a llevarse los dos carros”. Producto de este hecho no resultaron personas heridas. Las autoridades hicieron presencia en el lugar para recolectar las pruebas que permita ubicar a los responsables. La iglesia católica ha repudiado el delito del que fueron víctimas sus feligreses y acompañarán a las víctimas en el proceso de investigación, tras instaurar la denuncia ante la Fiscalía.