Cargando contenido

El plagio habría sido cometido por disidencias de las Farc que operan en Jamundí.

Arquitecto fue secuestrado en zona rural de Jamundí por presuntos disidentes de las Farc.
La Policía y el Ejército buscan al arquitecto plagiado en los Farallones de Cali.
Foto suministrada por la familia de la víctima

En la zona de los Farallones de Cali, se concentran las labores de búsqueda del arquitecto Carlos Ómar Ossa Velázquez, quien fue secuestrado en el corregimiento de Potrerito, zona rural del municipio de Jamundí, al sur del Valle del Cauca.

Según el subcomandante de la Policía Metropolitana de Cali, el coronel Miguel Ángel Botía, la esposa de la víctima acudió a las autoridades luego de recibir por redes sociales un video en el que su aparece su compañero enviando un mensaje.

En el video afirma que se encuentra en poder de disidentes pertenecientes a la columna móvil ‘Javier Martínez’ de las disidencias de las Farc, quienes exigen la suma de $3.000 millones de pesos por su liberación.

Le puede interesarAcusan a policías por falso suicidio en Ansermanuevo (Valle)

“En las primeras horas del día, la esposa del arquitecto llega a una estación de Policía donde trae un video que le fue enviado a través de WhatsApp en el que manifiesta que había sido secuestrado por una columna móvil de las disidencias de las Farc, que exigían 3.000 millones de pesos para su liberación”, afirmó el oficial.

El coronel Botía enfatizó que las autoridades militares y la Policía adelantan trabajos de inteligencia para localizar el paradero del profesional de la arquitectura. Las labores son encabezadas por una fiscal especializada del Gaula.

“Inmediatamente se activó el protocolo de parte de nuestro grupo Gaula, se hizo coordinaciones con el Ejército y en este momento en el sector del corregimiento de Potrerito, cerca a los Farallones de Cali, estamos desarrollando actividades para ubicar y rescatar a este ciudadano”, dijo el subcomandante.

Se determinó que Carlos Ómar Ossa Velásquez habría sido citado por unos amigos suyos en el corregimiento de Potrerito, donde cumpliría una cita para finiquitar un supuesto negocio de la construcción de una vivienda.

Fue en ese momento en el que, al parecer, fue interceptado por hombres armados que lo internaron en los Farallones y de inmediato su familia perdió todo contacto con él, expresó su esposa. 

Lea tambiénMás de 17 mil menores de edad trabajan en la calles de Cali y Yumbo

De otra parte, el coronel Miguel Ángel Botía comentó que en las últimas horas se entregaron voluntariamente dos personas, entre ellas una menor de edad, quienes portaban dos granadas de fragmentación e indicaron ser miembros de las disidencias de las Farc.

“Manifestaron que un grupo de las disidencias estaba llegando desde el sector de Jamundí para tomar terreno donde antes estaba delinquiendo el grupo armado ilegal ‘Los Pelusos’ y que ellos iniciarían extorsiones y secuestros para financiarse y controlar el tráfico de estupefacientes que se presenta en esta jurisdicción del departamento”, puntualizó.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido