Han pasado al menos cuatro meses después que la Secretaría de Salud de Cali puso a la venta los microchips que permitirán al municipio identificar a mascotas y propietarios de los perros de razas potencialmente peligrosas que hay en la ciudad.

La dependencia comenzó ofertando nueve mil de estos dispositivos pero hasta el momento solo lo han adquirido mil personas.

Por esta baja demanda, y ante el riesgo de que se sigan presentando ataques caninos, el secretario de Salud de Cali, Alexander Durán, anunció que a partir de este mes, la mascota que esté en espacio público sin tener el dispositivo será decomisada hasta que sus propietarios hagan la tarea.

El funcionario explicó que los operativos se realizarán en conjunto con la Policía Ambiental en parques, ciclovías, centros comerciales, entre otros, y que los animales decomisados permanecerán en la sede de Zoonosis.

El microchip exigido por la Secretaría de Salud para perros de razas potencialmente peligrosas cuesta 18.600 pesos.