Con el objetivo de garantizar que la prestación del servicio de transporte público individual, tipo taxi, se preste de forma segura, eficiente y sin ningún tipo de irregularidades, funcionarios del Grupo de Seguridad Vial de la Secretaría de Tránsito y Transporte Municipal y de la seccional de Tránsito y Transporte de la Policía Metropolitana realizan operativos de control a estos vehículos en distintos sitios de la ciudad. Además de inspeccionar la buena prestación del servicio, funcionarios y uniformados verifican que los vehículos requeridos estén en excelentes condiciones técnico mecánicas y que sus respectivos conductores porten en lugar visible la tarjeta de control, documento que le permite a los usuarios saber con certeza que persona les está prestando el servicio y los está transportando por la ciudad. Quienes no cumplan con las medidas serán sancionados de acuerdo a lo estipulado en la ley.