La candidatura del indígena Feliciano Valencia, está en veremos, luego de que la ciudadana y abogada, Gémell Daza, radicara el pasado 31 de enero ante el CNE la solicitud de revocatoria.

Lo que plantea Daza es que no se pueden tener antecedentes disciplinarios, judiciales o de responsabilidad fiscal ante entidades estatales o ante jurisdicción indígena o consejos comunitarios de comunidades afrodescendientes para inscribirse a un cargo de elección especial, según artículo 52 de los requisitos del MAIS.

Hay que indicar que el líder indígena fue absuelto por la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, de una condena de 18 años de prisión por el delito de secuestro simple después de una denuncia interpuesta por un militar que fue retenido y sometido a un castigo indígena de 20 latigazos por haber sido sorprendido en 2008 en el resguardo La María de Piendamó.

Este martes durante una audiencia en el Consejo Nacional Electoral, CNE, se define su suerte.

Imagen / LAS 2 ORILLAS