Desde hace tres días el Cuerpo de Bomberos Voluntarios de la Ciudad de Popayán ha desplazado personal y un vehículo cisterna para proveer de agua potable a los habitantes del municipio de Corinto, afectados por el desbordamiento del río La Paila. La falta de agua es una de las necesidades más apremiantes para las familias damnificadas por lo que se busca cuanto antes de restablecer el servicio de acueducto, anqué  las labores podrían tardar varios días. Hoy 10 volquetas más se han sumado a la remoción del lodo y escombros, los cuales están siendo depositados en lugares que no registren riesgo para la población.