Una controversia originó en Cali la decisión que tomó la Oficina de Planeación Municipal, y en la cual determinó recortar 59 corredores viales para construir 220 kilómetros de bici-carriles. El concejal, Juan Manuel Chicango, ponente del Plan de Desarrollo, dijo que ese  proyecto de acuerdo, contempla articular diferentes modalidades de transporte, entre ellas, el uso de la bicicleta. “En la escala de movilidad, a nivel mundial, primero está el peatón y la bicicleta. Los ciudadanos no se pueden movilizar en un mismo transporte. Algunos se movilizan en bicicleta, otros, en transporte público; y otros en motocicleta y vehículos particulares”, sostuvo el dirigente del Partido Liberal. Entre tanto, el abogado, Víctor Hugo Vallejo, estimó  que Cali tiene problemas graves de movilidad, especialmente, por la carencia de vías, adecuadas al nivel de circulación. “Lo poco que se tiene fue recortado por las troncales para el MIO, el parque lineal del río Cali, y ahora, vamos a seguir recortando las vías con una ciudad que no tiene vocación de ciclismo y el clima no ayuda exactamente para desplazarse en bicicleta”, comentó el politólogo. De otro lado, las vías que serán intervenidas son: la Avenida Guadalupe entre calles 5 y 25, la Avenida Pasoancho entre carreras 70 y 66, la calle 16 entre carreras 39 y 66, la Avenida Cañasgordas entre carreras 111 y 114, la Avenida 3 N entre Avenida Vásquez Cobo y la carrera 1, entre otras.