Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Masacre Llano verde
Cortesía Alcaldía de Cali

Juan Carlos Loaiza Ocampo y Yefferson Marcial Ángulo Quiñonez, quienes fueron capturados por la masacre de los cinco menores de edad en el barrio Llano Verde ocurrida el pasado 11 de agosto no se allanaron a los cargos por homicidio agravado en concurso homogéneo y heterogéneo por el delito por fabricación y/o porte de armas de fuego imputados por la Fiscalía General. 

Le puede interesar: Ofrecen recompensa por tercer implicado en masacre de Llano Verde

El fiscal cuarto especializado, Jaime Ruiz Henao indicó que los procesados se exponen a una pena entre los 44 y los 60 años de prisión. En la audiencia relató que no tendían ningún tipo de rebaja o beneficio penal puesto que las víctimas fueron menores de edad. 

En la audiencia de imputación de cargos ante el juez 25 de control de garantías de Cali, el delegado del ente investigador aseguró que en la fecha de la masacre,  los imputados, dado el conocimiento que tienen en la zona, una vez vieron a Álvaro José Caicedo, Jair Cortés, Josmar Jean Paul Cruz, Luis Fernando Montaño y Léider Cárdenas en el cañaduzal los cercaron y los dispusieron en un mismo sitio. 

Lea además: Vigilantes habrían asesinado a los menores en Llano Verde porque entraban a comer caña

Una vez fueron interceptados, fueron reunidos y los despojaron de los cuchillos que los menores tenían.

Acto seguido los sometieron en el sitio, los arrodillaron y Gabriel Alejandro Bejarano -quien está prófugo de la justicia- los insultó y les disparó en la cabeza. Todos huyeron del lugar de los hechos. 

Basado en el testimonio de los imputados, Bejarano habría invitado a Ángulo a fumar un ‘porro’ en el cañaduzal, a aproximadamente 1300 metros de la obra en el corregimiento de Navarro en donde los tres implicados trabajaban.  

Le puede interesar: Siempre supimos que los culpables eran los vigilantes del cañaduzal: familiares

En el sitio, Bejarano habría visto a los jóvenes cada uno con cuchillo en la mano y llamó a Loaiza y le dijo que eran ladrones. Los presuntos responsables los cercaron y posteriormente, quien se encuentra prófugo, con la cara tapada llegó por detrás y presuntamente los habría asesinado y amenazó a los ahora imputados para que no dijeran nada.

Según la Fiscalía, el homicido fue el resultado de un hecho por intolerancia al observar a las cinco víctimas cogiendo caña en propiedad privada.

Continúa la audiencia de medida de aseguramiento en centro carcelario para los imputados por la masacre en Llano Verde.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.