Al término del desarrollo de la Mesa de Garantías de Derechos Humanos que se llevó a cabo en Popayán, el Ministro del Interior, Guillermo Rivera, reiteró la decisión tomada por el presidente Juan Manuel Santos Calderón, de no reanudar las conversaciones con la cúpula del Eln.

El jefe de la cartera política, manifestó que ese grupo al margen de la ley es “incoherente cuando habla de voluntad de paz y realiza actos demenciales como los que pasaron en Barranquilla” e insistió que el balón está en campo de esa guerrilla.

Las declaraciones se dieron, al tiempo que en la ciudad, se conoció de una alerta sobre un supuesto plan de esa guerrilla para atentar en contra de los policías.

Esa alerta de amenaza fue declarada con normal por parte de las autoridades quienes no la desestiman. Por eso intensificaron operativos en la ciudad para evitar alteración del orden público.