Cargando contenido

El Medio San Juan y seis comunidades de Istmina son las más afectadas.

Confinados en Chocó
Confinados en Chocó
Cortesía: Armada Nacional

Por enfrentamientos armados entre la Fuerza Pública y la guerrilla del ELN en el departamento del Chocó, Naciones Unidas (ONU) alertó sobre el confinamiento de 3.812 personas.

De acuerdo con las informaciones, la población de Medio San Juan y seis comunidades de Istmina que son las más afectadas, quedaron en medio del fuego cruzado. Entre tanto, ese organismo internacional alertó sobre el desplazamiento de 307 personas de la comunidad Noanamá, entre los que hay 140 menores de edad.

El secretario del Interior de Chocó, Antonio Yesid Machado, confirmó que sí hay enfrentamientos armados entre ilegales en la zona “pero no es que tengamos la situación tan compleja como ellos la están presentando” y agregó que con el apoyo de la fuerza pública se está garantizando la protección y seguridad de la población.

"En el Chocó hay diferentes actores armados. Existen enfrentamientos entre el ELN, Los Gaitanistas y el Ejército, pero la Fuerza Pública está para atender ese llamado. No es que tengamos la situación tan compleja como ellos la están presentando, sí hay problemas, pero se están atendiendo las necesidades de la población", dijo el funcionario.

Según el reporte de la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (Ocha), “se evidencian necesidades en materia de educación como la reactivación de jornadas escolares y medidas de protección tanto para estudiantes como para docentes, debido a que, al menos mil 800 niños se encuentran con restricciones de acceso a jornadas educativas”.

Recordemos que el pasado 3 de julio esa entidad alertó de un primer confinamiento en el departamento del Chocó por enfrentamientos armados entre el Ejército y el ELN que afectaron a mil 506 personas, en su mayoría de comunidades indígenas y negras.

Alerta por desnutrición

Con síntomas como fiebre, dolores de cabeza y vómito, además de un alto riesgo de desnutrición, permanecen 60 niños indígenas de los resguardos Embera y Wounaan en Juradó (Chocó). Sus familias se desplazaron desde hace cinco meses tras combates entre grupos armados.

El alcalde de esa población, Alberto Achito Lubiasa, confirmó que la situación es compleja. Además de los niños, los adultos están enfermos, pues no tienen acceso a agua potable y obligatoriamente calman la sed con el agua que toman del río.

Aseguró que según una comisión del Instituto de Bienestar Familiar (ICBF) que visitó la zona. Cuatro niños debieron ser hospitalizados por su grave estado de salud.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido