La Unidad Ejecutora de Saneamiento del Valle, reveló que en lo corrido de este año varias droguerías de barrio han sido cerradas en Cali. De acuerdo a los operativos han sido por lo menos 35 establecimientos en la ciudad y en los municipios de Palmira, Tuluá, Sevilla y Cartago, por vender medicamentos falsificados, adulterados o de contrabando. De acuerdo a Jhon Jairo Zapata, subdirector técnico de la UES Valle, se tienen más de 5000 medicamentos decomisados entre analgésicos, antibióticos, productos homeopáticos y hasta potencializadores sexuales han porque se encontraron en condiciones inadecuadas de almacenamiento, no tenían fecha de vencimiento o no tienen registro Invima y son  250 establecimientos minoristas con procesos administrativos por su venta. "Los efectos sobre la salud pueden ser perjudiciales si no se almacenan los medicamentos con la temperatura y condiciones adecuadas, pueden perder sus propiedades y resultan siendo un engaño para el consumidor o también puede haber intoxicación", agregó el funcionario. Los operativos se vienen realizando con apoyo de la Policía, detectando además que en las tiendas de barrio se están vendiendo a bajos costos medicamentos e insumos que son de uso exclusivo de instituciones médicas.