Cierres intermitentes en la vía Panamericana causan inconvencibles en la movilidad entre Pasto e Ipiales.

Las concentraciones de indígenas y campesinas del departamento de Nariño comenzaron el día con cierres totales de las vías que conducen desde Ipiales a Pasto y hacia Tumaco. [imagewp:221699] Cierres intermitentes en la vía Panamericana causan inconvencibles en la movilidad entre Pasto e Ipiales. La situación más visible se presenta en el municipio de Tangua a 33 kilómetros de Pasto por la vía Panamericana que conecta con Ipiales. Ahí por lo menos 800 manifestantes realizan cierres temporales, de entre una y dos horas, en las jornadas matutina y vespertina, que son levantados con la intervención de funcionarios de la gobernación de Nariño y la Defensoría del Pueblo. En la vía al mar, la situación se presenta en el municipio de Ricaurte, en el sector conocido como el Palmar donde campesinos, indígenas y comunidades afro también protestan con cierres intermitentes del corredor vial que une además a varios municipios del pie de monte costero y la zona del Telembí. Para las autoridades ha resultado importante que las movilizaciones no hayan realizado cierres totales, pues teniendo en cuenta que estas son las dos principales vías para el desarrollo de la región, llegar a esa medida extrema generaría perdidas incalculables para Nariño.