Cargando contenido

Por los combates entre grupos ilegales, los niños no pudieron ser trasladados a centros asistenciales.

Retorno de indígenas Embera a sus territorios
Cortesía: Unidad Nacional de Víctimas

Por el confinamiento que sufren a raíz de los enfrentamientos entre grupos armados ilegales, cuatro niños enfermos pertenecientes a resguardos indígenas del Carmen del Darién, en Chocó, no alcanzaron a ser trasladados a centros asistenciales y perdieron la vida.

Helfer Andrade Casamá, coordinador de la Mesa de Diálogo y Conservación de los Pueblos Indígenas de Chocó, sostuvo que “la cifra puede aumentar ya que dentro de estas comunidades hay mujeres en embarazo, adultos mayores y niños que no han podido recibir la alimentación adecuada desde hace 20 días”. 

El panorama es muy similar en Bahía Solano, Riosucio, Juradó y Bojayá. En medio de las balas, más de cinco mil familias siguen esperando la llegada de las autoridades militares que se comprometieron a neutralizar los combates que sostienen integrantes del ELN  y el Clan del Golfo. 

Helfer Andrade Casamá, dijo que en el caso de Bojayá, donde los enfrentamientos completan dos semanas, las clases están suspendidas. Indicó que “se trata de una crisis humanitaria que debe ser atendida lo más pronto posible. Es una alerta para los otros municipios aledaños, porque los enfrentamientos se pueden extender”. 

Lea también: Más de cinco mil indígenas están confinados por enfrentamientos armados en Chocó.

Por su parte, el secretario de gobierno de Chocó Antonio Machado, manifestó que sólo hasta el miércoles de esta semana comenzarán a llegar los kits con ayudas humanitarias, para atender el desabastecimiento de las familias que no han podido salir a sus parcelas a recolectar comida y agua de los ríos cercanos. 

Según el funcionario “este viernes tendremos una reunión con los representantes de las organizaciones indígenas y las autoridades para establecer las rutas y poder atender a la población”

Antonio Machado indicó que pese a que hay uniformados del ejército cerca a los sitios de combate, no ha sido posible que lleguen a la zona para neutralizar a los integrantes de los grupos armados ilegales. 

Plácido Bailarín, representante de la asociación Orewa llamó nuevamente la atención del Gobierno Nacional para que haga presencia efectiva en la zona . El vocero de las comunidades indígenas expresó su preocupación por la situación de orden público en el departamento y advirtió que se puede agravar si no se toman medidas rápidamente. 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido