Luego de seis años de haber dejado las armas tras pertenecer a grupos ilegales, 17 personas terminaron el proceso de reintegración y hoy cuentan con varias herramientas a través de los cuales podrán seguir con sus vidas buscando un mejor futuro.

En medio de una ceremonia, con el acompañamiento de las autoridades y de las entidades que también suman esfuerzos para apoyar el proceso de reintegración, se cumplió la entrega de certificados a las personas que cumplieron con cada una de las etapas a través de las cuales se hizo el tránsito de su permanencia en la ilegalidad hasta el servicio comunitario.

Alrededor de 350 personas han participado del proceso de reintegración en el departamento del Cauca desde hace aproximadamente dos décadas cuando se inició la campaña para motivar a los miembros de grupos armados a la desmovilización.