Cargando contenido

Foto AFP


Más de 300 comerciantes del corregimiento de Llorente, jurisdicción de Tumaco, Nariño, fueron citados bajo amenazas a un encuentro con los jefes del Frente de Guerra Olber Aldana Simisterra, una disidencia de las FARC, para imponerles extorsiones y reglas para ejercer su actividad.

RCN RADIO conoció un panfleto en el cual ese grupo armado ‘invita’ a los dueños de negocios de Llorente “a una reunión de carácter obligatorio para tratar temas relacionados con el comercio. La reunión se llevará a cabo en la Playa, el día viernes 22 de diciembre del presente año a las 10:00 de la mañana”.

El panfleto, advierte que “persona que No participe de la reunión tendrá una sanción de cierre total y la expulsión del territorio”.

Ante estas amenazas, según uno de los asistentes que omitió su nombre para evitar represalias, todos los propietarios de negocios del Corregimiento de Llorente acudieron a la convocatoria la cual estaba liderada por William Quiñones, alias El Guacho, quien junto con otros cabecillas del Frente de Guerra Olber Aldana Simisterra, les notificaron que debían pagar un impuesto para continuar con sus actividades comerciales y cumplir normas, so pena de castigos que implican la muerte o el destierro.

Por lo menos unos 300 comerciantes estuvieron en el sector de La Playa, donde funcionó una de las zonas veredales en las que se reintegraron a la vida civil excombatientes de las FARC. Ahora en Llorente hay temor de la comunidad por las amenazas de las disidencias que delinquen en esa región en la cual se produjo la masacre de varios campesinos en hechos que no han sido esclarecidos todavía.