El Procurador General, Fernando Carrillo, se pronunció frente a la decisión tomada por la exalcaldesa de Yopal, Luz Marina Cardozo, de entregarle las llaves de la ciudad a “Jesucristo” a través de un decreto y señaló que se debe respetar la libertad de culto y  religiosa tal y como lo ordena la constitución. Al término de una audiencia pública en la que el Procurador se reunió con la comunidad de Popayán, sostuvo que “este es un país laico y el fuero interno de los ciudadanos no tiene que tener repercusiones en las decisiones públicas que se toman”. Carrillo se mostró en desacuerdo con la decisión de la hoy ex-alcaldesa y igual forma indicó que en este caso se confundió el ejercicio de la función pública con las convicciones religiosas.