Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Ejército y Policía cuidarán los Farallones para frenar expansión de la minería ilegal



 

Luego de la recuperación del cauce de la quebrada La Mina, que había sido desviada para beneficio de la minería ilegal, las autoridades anunciaron la instalación de dos puestos militares en la parte alta del Parque Natural Los Farallones de Cali, para evitar que se sigan afectando los acuiferos que surten de agua potable al 30 por ciento de los caleños que habitan en la zona de ladera, el oeste y centro de la capital vallecaucana.

El comandante de la Tercera Brigada, general Wilson Chawez, dijo que estos puestos correrán por cuenta del Batallón de Alta Montaña No 3 Rodrigo Lloreda Caicedo, los cuales estarán en el sitio conocido como El Chalet parte media de Los Farallones y el segundo en la parte alta de la Quebrada La Mina.

Por su parte la Policía de Carabineros y Seguridad Rural instalará otro puesto de control en el sector de Ventiaderos, parte media de la cuenca del río Cali y uno más por definir en cercanías del casco urbano del corregimiento de La Leonera.

Entre tanto la directora del Dagma, María del Mar Mozo, dijo que la entidad aportará 2.100 millones de pesos para la creación de una Estación Científica, destinada a la investigación y protección de la flora y fauna de esta importante reserva natural.

El alcalde de Cali dijo que gracias a la recuperación del cauce de la quebrada La Mina, que alimenta al río Felidia, se ganan 800 mililitros de agua para la ciudad, una buena noticia en tiempos de escases del vital líquido.

El jefe del parque natural Los Farallones, Jaime Celis Perdomo, calculó en 642.5 hectáreas afectadas por la explotación ilegal de oro, de las cuales 187 héctareas están en la zona de páramo y las restantes 422 en el bosque Andino.

Según Celis los impactos en suelo, flora y fauna son complejos, por todo lo relacionado al bosque Andino son complejos por que ellos utilizan la madera para soportar los socavones, para hacer los campamentos, para leña, en fin para adecuar caminos.