Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Quibdó, Choco
Quibdó, Choco
Cortesía. Quibdó

La situación de seguridad en el departamento del Chocó se ha venido encrudeciendo por la disputa entre la guerrilla ELN y las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC), por el control del territorio que dejaron las Farc, tras su desmovilización después de la firma del Acuerdo de Paz.

Grupos ilegales se disputan el control de la tierra, la comunidad afirma que de dos años atrás hacia acá, ese control se ha trasladado a la capital del Chocó. Quibdó se ha convertido en una ciudad insegura, donde se cometen atracos, amenazas y violencia.

Su población permanece asustada pues hay escenarios, a la luz del día, donde los integrantes de esos grupos pasan en moto cobrando extorsiones y si no recogen el dinero les pueden disparar. “No les importa a quien puedan asesinar o a quien puedan agarrar. No sabemos de dónde salen tantas armas”, sostuvo un miembro de la Federación Comunidad del Departamento del Chocó.

También puede leer Tragedia en Chocó: incendio consume decenas de viviendas en Riosucio

Una de las defensoras de Derechos Humanos e integrante de la Red Departamental de Mujeres Chocoanas contó que el problema radica en la falta de control y autoridad en el departamento, lo que permite la extorsión y amenazas a mujeres emprendedoras que “tienen que pagar extorsión o si no las amenazan con ponerles una bomba”.  

Ella también denuncia que se han presentado situaciones en las cuales la Policía ha estado implicada en violaciones a los Derechos Humanos, por eso se ha perdido la confianza en la autoridad.

En medio de una mesa por la vida, promovida por el procurador Fernando Carrillo, también se escuchó la denuncia de los indígenas, quienes alzaron su voz de preocupación por el incremento del reclutamiento armado de menores indígenas en la región.

Uno de los líderes indígenas, integrante de la mesa de diálogo de los pueblos indígenas del Chocó, dijo que en lo que va corrido del 2020 se han registrado más de 230 menores indígenas reclutados por grupos ilegales como la guerrilla del ELN.

El líder indígena contó a los micrófonos de RCN Radio que los menores ingresan a las filas de la guerra engañados, “les pintan un escenario de dinero, de trabajo, les dicen que podrán ayudar a sus familiares”, señala.

Lea además: Grupos armados en Bajo Baudó, Chocó, dejan cerca de 350 desplazados

La preocupación también radica en que el ELN utiliza a esos menores reclutados como escudos e infiltrados en la sociedad para facilitar la ubicación y muertes de los líderes sociales.

“Cuando esos menores llegan a las filas, estos grupos utilizan a esos indígenas para que sean quienes hacen los seguimientos a los líderes indígenas para poder asesinarlos”, afirmó.

La Defensoría del Pueblo ha emitido varias alertas tempranas en busca de evitar el recrudecimiento de la violencia en el Chocó, pero al parecer no han tocado las fibras del Gobierno para tomar medidas de prevención.

“La zona más compleja, es la región del Baudó, la comunidad esta siendo confinada y desplazada por los enfrentamientos entre los grupos al margen de la ley. El último desplazamiento se presentó hace ocho días en Bahía Solano, cuando mil indígenas fueron desplazados, una vez su líder fue asesinado”, recordó la procuradora regional del Chocó, Aris Arriaga.

 

 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.