Cargando contenido

Una denuncia ciudadana ayudó a las autoridades.

Cadenas
Cadenas
Pixabay

En una habitación de dos por dos metros eran castigadas y torturadas personas en un centro de rehabilitación en zona rural de Palmira, en el departamento del Valle del Cauca.

Gracias a una denuncia anónima, la Policía de ese departamento con ayuda del Instituto de Bienestar Familiar llegó a un centro de rehabilitación para adictos en el corregimiento de Dolores. Allí hallaron 105 personas, de las cuales 17 eran menores de edad y según pudieron establecer las autoridades, eran tratadas cruelmente.

Le puede interesar: Dos tipos y una vieja se metieron a una fiesta sin ser invitados y mataron a rumbero

“Estas personas en su mayoría eran tratadas de forma cruel e inhumana, con tratos degradantes. Además, existía un cuarto subterráneo de castigo y algunos eran encadenados a sus pies”, señaló el coronel Javier Navarro, comandante de Policía del Valle del Cauca.

De acuerdo con las autoridades, en el cuarto de castigo, que estaba ubicado en un sótano bajo la cocina, fueron encontradas dos personas encadenadas en sus pies y en condiciones inhumanas. 

Lea también: Hijo, al parecer borracho, mató a la mamá porque lo llamó al orden

En este operativo fueron capturadas seis personas que fueron puestas a disposición de la autoridad competente, mientras que los menores de edad fueron trasladados a otro lugar y quedaron bajo custodia del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar.

De igual forma, se estableció que este centro de rehabilitación era un establecimiento privado y las personas que estaban allí llegaron voluntariamente o fueron dejadas por sus familiares.

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido