El acto de desagravio se cumplió en Caldono, norte del Cauca.

Indigenas CRIC-Foto Gobernación del Cauca
Indígenas CRIC
Foto Gobernación del Cauca

Una delegación del Gobierno Nacional, encabezada por el Viceministerio del Defensa, se hizo presente en la vereda Monterilla del municipio de Calndono, para dar cumplimiento a una sentencia emitida por el Tribunal Contencioso Administrativo del Cauca en la que se ordenada al estado Colombiano, adelantar un acto de excusas públicas por la muerte de un comunero indígena.

El viceministro de Defensa, Aníbal Fernández de Soto, en representación del estado, fue el encargado de pedir perdón a la líder indígena,  Aida Quilcue, por la muerte de su esposo Edwin Legarda, a manos del ejército en hechos registrados en el año 2008, en el municipio de Totoró.

El viceministro también pidió perdón a las demás comunidades indígenas del departamento, afectadas por este hecho dando cumplimiento así a la sentencia. “Hoy me hago presente para pedir perdón públicamente por este daño irreparable: Hechos como los ocurridos el 16 de diciembre de 2008, ensombrecen la importante labor que a diario realizan los hombres y mujeres que integran la institución militar” expresó Fernández de Soto.

Por su parte, Aida Quilcue, esposa del indígena asesinado, manifestó haber perdonado a los causantes de este hecho. “Hoy recibo este perdón con mucho aprecio, pero con el compromiso del Ministerio de defensa y de la Fuerza Pública, para que no se sigan presentando” dijo la líder indígena.

El acto de desagravio se cumplió en la vereda de Monterilla municipio de Caldono, donde además los indígenas se reúnen con el Gobierno Nacional, para para revisar el cumplimiento y avance en los acuerdos alcanzados durante la minga del año anterior relacionados  con el decreto 1811, y de esta manera evitar una nueva protesta de los nativos que podría terminar nuevamente con el taponamiento de la vía panamericana.  

Fuente

Encuentre más contenidos

Fin del contenido