Cargando contenido

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Referencia desplazados por la violencia
Indepaz reveló cifras de violencia
Cortesía: Ejército Nacional.

Una familia dedicada a la venta de frutas en la plaza principal del municipio de Tuluá, Valle del Cauca, se vio obligada a salir de la localidad por amenazas recibidas contra su vida por parte de la banda criminal La inmaculada quién les quitó todos sus elementos de trabajo, en vista de esta situación decidieron buscar refugio y protección en Pereira.  

Lea también: Fenómeno de El Niño ha dejado sin agua al 30% de los acueductos rurales de Risaralda

Denuncia Richard Bolaños, que por el miedo salieron solo con lo que tenían puesto, dejando en Tuluá, su casa, enseres y ropa, "nos sacaron amenazados, yo vendía frutas y verduras en una carreta y allá nos sacaron amenazados nos tocó venirnos para Pereira".   

Agregó que, "los grupos que nos intimidaban son La Oficina y La Inmaculada, ellos nos quitaron la mercancía y lo que teníamos y nos tocó salir corriendo porque estamos amenazados de muerte". 

Por ahora, esta familia se queda a dormir donde les den permiso, puesto que no tienen otra opción, ni un lugar donde llegar. En este momento están a la espera de la respuesta por parte de la Alcaldía de Pereira para que les brinde una solución que, según lo manifestado por Richard, la respuesta se demora entre 8 y 10 días. 

Esta familia compuesta por cinco integrantes, dos de ellos menores de edad de 9 y 13 años, están esperando que la alcaldía de Pereira y los organismos como la Defensoría del Pueblo, les ayuden a poderse radicar en Pereira, pues temen mucho regresar a Tuluá por el poder que tienen estas organizaciones criminales.   

Le puede interesar: Suplantan identidad del comandante del Batallón San Mateo de Pereira: preparaban estafa

Frente a esta situación de seguridad en este municipio, delegados de la Procuraduría Nacional están en Tuluá con las autoridades locales y departamentales del Valle del Cauca para tomar acciones y prevenir lo que sucedió los días 9 y 10 de febrero, cuando integrantes del grupo criminal La Inmaculada quemaron diez carros, dos motos, mataron a dos personas y dejaron a tres más heridas, todo como una represalia por la captura de uno de los cabecillas de esta banda. 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.