Ante la Fiscalía serán presentados los casos de los menores de edad que resultaron quemados con pólvora en el Valle del Cauca durante la época decembrina y en los primeros días de enero.

De los 39 casos de menores de edad, 10 serán investigados por la fiscalía y por otros 12 defensores de familia, que intervinieron para el restablecimiento de sus derechos y ordenaron amonestaciones a los padres de familia o acudientes.

Así lo señaló Richard Castañeda, director del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar en el Valle del Cauca quien agregó que "las medidas sancionatorias que tomó el ICBF son de tipo restaurativo entre ellas 12 que son amonestaciones, 3 que corresponden a medidas complementarias donde los menores estarán en programas del Instituto de Bienestar Familiar, 11 deberán acudir a cursos pedagógicos y 10 más son denuncias directas ante Fiscalía para que se adelante la debida investigación de responsabilidad".

El funcionario añadió que mientras haya producción de pólvora, hay venta  de estos elementos y niños quemados, por lo que exigió un verdadero compromiso para que se hagan operativos contundentes y así evitar la comercialización de estos elementos explosivos que atentan contra la seguridad de las personas.

Del total de quemados la gran mayoría corresponden a menores de 17 años y se reporta también un bebé de un año de edad. Este balance fue entregado en el cierre de la evaluación del Comité Departamental de Pólvora.