Cargando contenido

El occiso fue retenido por varias horas a falta de pago, aún cuando se había acordado la forma de entrega del dinero.

Ataúd - Funeraria
Ingimage (Referencia)

Walter Arango Mazo, representante de los transportadores en Chocó, reveló que luego del asesinato de un ciudadano venezolano en Quibdó, la llama solidaria se encendió en favor de esta persona de escasos recursos y su familia, al punto de lograr recaudar parte del dinero necesario para efectuar las honras fúnebres.

Sin embargo, una funeraria habría retenido el cuerpo del ciudadano por varias horas alegando falta en el pago de la totalidad de tres millones de pesos correspondientes al traslado.

Dicha situación causó revuelo en la capital del Chocó, al rechazar la acción contra los restos mortales de este venezolano, a quien varios ciudadanos recaudaron una suma de dinero y acordaron entregar la parte restante, labor apoyada por la misma Secretaría de Gobierno del Municipio. 

Lea tambiénLa demanda del Ministerio de Justicia contra Fernando Londoño Hoyos

“Cómo es posible que una funeraria retenga el cuerpo del ciudadano Lijosé Matute Guevara, quien fue vilmente asesinado en Quibdó; le logramos recolectar parte de los dineros necesarios y se asumió el compromiso de diferir el pago, pero la funeraria cambió las reglas de juego e impidió en su momento que se llevara a cabo el último adiós a esta persona”, dijo Arango.

Agregó el transportador que fue tal la solidaridad, que hasta la Alcaldía de Quibdó se sumó a la voluntad ciudadana. Varias protestas e intervenciones tuvieron que transcurrir para efectuar el traslado del cuerpo hasta Medellín, sitio donde se encuentra la esposa y los hijos del difunto. 

Le puede interesarSigue la incertidumbre sobre el futuro de la Clínica Esimed de Pereira

“Cuando nos disponíamos a dar la cristiana sepultura, la funeraria cambió las reglas de juego y a última hora rechazó el acuerdo de pago que habíamos suscrito, y retuvo por varias horas el cuerpo de Lijosé hasta que no se efectuara el pago total, advirtiendo que cada día que pasara se cobrarían 200.000 pesos de penalidad , situación muy triste si tenemos en cuenta que se trata de una persona que tuvo que salir de su país”, dijo  Arango Mazo.

Puntualizó que ante el inconformismo ciudadano y la presión que se ejerció tras varias horas, los responsables cedieron y permitieron que el cuerpo fuera llevado a Medellín y allí se lograra dar el último adiós. 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Tags

Encuentre más contenidos

Fin del contenido