Estampillas destruidas. Foto cortesía Gobernación del Valle.

Dos toneladas de estampillas y formularios para el pago de boleta fiscal, fueron destruidos por la Unidad de Rentas en el Valle del Cauca. La destrucción de dicho material, avaluado en 6.000 millones de pesos, hace parte de un proceso de saneamiento contable y de organización de estados financieros del departamento que contempla dar de baja de sus inventarios, las especies valoradas en desuso. La directora de Rentas en el Valle, Martha Isabel Ramírez, explicó sobre el procedimiento, que anteriormente las estampillas tenían por supuesto un valor comercial, además del costo de papelería, por lo que debió realizarse un proceso de destrucción para minimizar el riesgo de que los documentos se perdiera y cayera en manos de inescrupulosos que pudieran alterarlos o venderlos. La funcionaria aclaró que las estampillas pequeñas que se pegaban en los documentos, fueron eliminadas, por lo que en la actualidad se maneja un formato único de estampilla, el cual se adquiere únicamente en la Gobernación del Valle.