Foto referencial de archivo

Diez carrotanques surten del vital líquido a los pobladores del municipio de Corinto, población del norte del Cauca que fue golpeada por la avalancha ocasionada por el desbordamiento del río La Paila. Con ollas y tarros, los damnificados buscan abastecerse de agua, servicio que debió ser suspendido una vez tuvo lugar la tragedia por la afectación del acueducto municipal. De otra parte, algunos habitantes vivieron momentos de pánico, luego que se encendiera la sirena que anuncia algún tipo de emergencia, por lo que varios de ellos que pasaron la noche en la casa de amigos y familiares, al igual que en el coliseo municipal, debieron salir ante el temor de una nueva avalancha. La sirena fue tocada en tres oportunidades, debido a que se presentó un incendio estructural, el cual fue atendido oportunamente por los organismos de socorro. Jackeline García, habitante de Corinto tomó sus pertenencias y decidió iniciar una nueva vida en el municipio de Miranda. Esta estilista residente en el barrio Villa del Rosario que no fue golpeado por la avalancha, tomó sus pertenencias y junto a su bebé de brazos y a su esposo, abandonó su casa, por el temor de un nuevo represamiento del río La Paila. [imagewp:417072] Jackeline García, habitante de Corinto abandona su vivienda junto a su familia, por temos a una nueva avalancha. De otra parte, Gases de Occidente logró restablecer el servicio de gas natural en siete barrios afectados por la avalancha, luego de trabajos de reparación y labores técnicas. Los barrios que ya cuentan con el servicio de gas natural son: Villa del Rosario, Pampalinda, Juan Bautista Feijoo, El Centro, El Jardín, La Paz y 20 de Agosto.