Cargando contenido

Foto embajador de Estados Unidos en Colombia Kevin Whitaker. Foto RCN Radio.

 

Al acompañar al Centro Internacional de Agricultura Tropical, CIAT, en los resultados del estudio de la cadena productiva del cacao financiado por el proyecto Cacao para la Paz, el embajador de Estados Unidos Kevin Whitaker, reafirmó el compromiso del presidente Donald Trump, con Colombia en esta etapa de posconflicto.

El diplomático, señaló que en la actualidad se emprenden proyectos en zonas específicas que vivieron las durezas de la guerra.

Para nosotros ayudar en el posacuerdo es una prioridad. A través de USAID tenemos un programa profundamente posacuerdo. Estamos en las zonas más exconflictivas. Un ejemplo, el ministro Pardo se ha enfocado en 100 municipios, de estos 100 ya estamos en 40 y hemos estado por años. En eso de apoyar en el posacuerdo pueden contar con nosotros”, enfatizó el delegado norteamericano.

El embajador Whitaker, añadió que para consolidar estos proyectos, se requiere de un mínimo de condiciones.

Por nuestra parte estamos muy comprometidos a ayudar en lo que es la sustitución de cultivos ilícitos. Los elementos más importantes para garantizar esto es la seguridad, sin la seguridad no se puede entrar en ese tipo de esfuerzos; también se necesita el compromiso y la voluntad del pueblo. Es muy importante que la gente tan afectada por la violencia, tenga la posibilidad de una vida digna y lícita”, enfatizó.

Por su parte el gerente general del CIAT, Ruben Echeverria, explicó cómo la experiencia del centro impulsará este proyecto a través de las investigaciones adelantadas, lo que se traducirá en el crecimiento de la industria cacaotera del país.

Estamos conversando con nuestros amigos de Estados Unidos, para ver cómo podemos cooperar con la Federación de cacao, con Corpoica, con las universidades y sobre todo con el sector privado para hacer una buena alianza para trabajar juntos en cacao. El CIAT no va a liderar esa alianza, lo que queremos es proveer esa información que sale de la investigación y tenemos mucho conocimiento que podría ser aplicado para la provisión de cacao en el futuro”, comentó Echeverría.

Gustavo Adolfo Mindineros, quien es cultivador de cacao y lidera en la actualidad la asociación de productores Cortepaz en Tumaco, dijo que las comunidades de esta zona del país que ha sido golpeada por el accionar de grupos alzados en armas y de otras organizaciones criminales, han encontrado en la siembra de cacao, una alternativa para vivir dignamente y dejar de lado la siembra de cultivos ilícitos.

El cacao ha sido un cultivo ancestral, que poco a poco por diferentes situaciones como los cultivos ilícitos e incidencia en el mercado, empezó a perder el empoderamiento que tenían las comunidades y que hoy a través de los procesos organizativos que estamos liderando, hemos mirado nuevamente el cacao como un aliado estratégico para reconstruir tejido social, para mejorar los ingresos de la familia y como una alternativa productiva sostenible para los cultivos de uso ilícito”, expresó el productor.

Con la firma de los acuerdos de paz, están surgiendo nuevas oportunidades para la producción de cacao, que reemplazarán los cultivos ilícitos y de paso, podrían convertir a Colombia en uno de los mayores productores de cacao en todo el mundo.