Foto: Prensa Fiscalía

Once personas señaladas de integrar una organización ilegal dedicada al tráfico de drogas en el norte del Valle del Cauca y el departamento de Risaralda, fueron capturadas luego de un operativo conjunto entre Fiscalía y Policía.

De acuerdo con la investigación, entre los detenidos se encuentran Alberto Urdinola Jaramillo y Abel Urdinola, alias Abelito, familiares del extinto narcotraficante Iván Urdinola Grajales.

Según el reporte oficial la banda es investigada por homicidios selectivos con el fin de obtener el control territorial en los municipios vallecaucanos de La Unión, Zarzal, Roldanillo, La Victoria y Toro, para la distribución y comercialización de estupefacientes.

El informe de prensa de la Fiscalía

Los operativos de captura, apoyados por servidores del Cuerpo Técnico de Investigación, CTI, y unidades de la Sijin de la Policía, se realizaron durante 14
diligencias de registro y allanamiento, autorizadas por un juez Penal, por los delitos de tráfico de estupefacientes, homicidio, concierto para delinquir y desaparición forzada;
 
La Fiscalía Seccional desde hace un año investigaba a esta organización, mientras que un juez autorizó la interceptación de más de 20 teléfonos, y se pudo establecer, por parte de los investigadores, que Alberto Urdinola Jaramillo era el encargado, presuntamente, de liderar el tráfico de sustancia estupefaciente y homicidios selectivos en el Valle y Risaralda.
 
Urdinola Jaramillo se encontraba bajo las órdenes de su hermano, Abel Urdinola, alias Abelito o El Viejo, quien lideraba la organización desde la cárcel San Isidro de Popayán (Cauca), en donde se encuentra detenido, desde noviembre de 2017, por los delitos de cohecho y fuga de presos.
 
A los capturados se les señala de ser los responsables de por lo menos 16 homicidios y 4 homicidios en grado de tentativa, entre los que se destacan el de un integrante de la comunidad LGTBI y dos menores de edad
 
Gracias a las labores de monitoreo y análisis de las comunicaciones telefónicas, la Fiscalía y la Policía Nacional lograron evitar la ejecución de 10 homicidios por el control territorial del tráfico de estupefacientes.

En los operativos de registro y allanamiento incautaron papeletas con cocaína, 7 celulares,  24 millones de pesos y una camioneta Toyota.