Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Jaque
Desarrollo Operación Jaque
Ejército Nacional

El Ejército respondió a la polémica por el aterrizaje de un helicóptero del Ejército en la ciudad de Buga, durante las protestas del paro nacional.

La División de Aviación y Asalto Aéreo informó que el operativo se dio por la necesidad de trasladar las tropas a un lugar seguro.

Según la institución castrense, se trata de la aeronave de matrícula EJC 3375 tipo MI-17, que "cumplía las funciones de abastecimiento y movimiento de tropas desde y hasta puntos seguros, y en esta ocasión movilizaba personal del Ejército Nacional en apoyo a la asistencia militar, a través de la maniobra de aterrizaje, desembarco de tropas y despegue en el transcurso del día". 

Lea además: Gobierno iniciará ofensiva diplomática en Europa para hablar de protestas

En un comunicado, la institución explicó que el punto dispuesto para estas acciones estaba previsto sobre un lugar en la vía que comunica a Media Canoa con Buga; sin embargo, debido al peligro inminente que en ese instante representaba el aterrizaje por la proximidad de un grupo numeroso de manifestantes.

"El aterrizaje se dio con el fin único de preservar la integridad de la población que en ese momento atacaba con piedras, palos y elementos lanzados a la Fuerza Pública, la aeronave realiza el desembarco de la unidad en otro punto cercano", señala la comunicación oficial.

La institución señaló además que ante la situación, "el piloto de la aeronave toma la decisión y opta por aterrizar en un campo seguro, desconociendo que se trataba de una cancha o campo abierto del Sena". 

En ese mismo punto, se hace hincapié que está acción fue "con la firme convicción de salvaguardar la vida e integridad, tanto de los manifestantes, como de la tripulación y pasajeros que transportaba".

La decisión que tomó la tripulación de la aeronave de no aterrizar en el punto marcado inicialmente por las tropas en tierra, explica el Ejército, que no representarían ninguna intención o acción violenta. 

"No fue un hecho hostil, toda vez que se está en el cumplimiento de la misión de asistencia militar, en el marco del derecho internacional de los Derechos Humanos contempladas en la disposición n.º 00002 de 2019, siendo el uso letal de la fuerza la última opción. Por el contrario, la decisión tomada obedece a la firme convicción de brindar protección a la población civil", señaló el Ejército.

Lea aquí: El ICA aplica medidas fitosanitarias para el control de hongos en plantaciones de banano

A pesar de las complejas situaciones que se han presentado en el marco del paro nacional, el Ejército asegura que su misión "no ha efectuado acción alguna que ponga en riesgo la comunidad, los bienes y las instalaciones del sector, así como el derecho a la educación o que impida u obstaculice el disfrute de dicho derecho".

"La llegada de tropas a la zona se realiza en cumplimiento a la misión constitucional que le asiste al Ejército Nacional, especialmente en torno al instrumento legal denominado asistencia militar, contemplado en el artículo 170 de la ley 1801 del 29 de julio de 2016, por el cual se expide el Código Nacional de Policía y Convivencia", señaló.

Siendo ese marco normativo, parte del protocolo utilizado "dentro de las tareas de Apoyo de la Defensa a la Autoridad Civil (Adac), atendiendo la compleja situación que allí se vive donde se han presentado manifestaciones violentas que han dejado hasta el momento tres miembros de la Policía Nacional heridos", apuntó la institución castrense.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.